Clan DLAN
Herramientas personales
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN

Morrowind:Breve Historia del Imperio: v 2

De Teswiki

Una Breve Historia del Imperio
Segunda Parte
por Stronach k'Thojj III
Historiador Imperial


En el tomo I de esta serie se describía en breve las vidas de los primeros ocho Emperadores de la Dinastía Septim, comenzando con el glorioso Tiber Septim y acabando con su tatara, tatara, tatara, tatara, sobrina nieta Kintyra II. El asesinato de Kintyra en Punta Glen mientras se encontraba cautiva es considerado por algunos como el final de la sangre pura de Septim en la familia imperial. Sin duda este hecho marca el final de algo significativo.

Uriel III no sólo se auto-proclamó Emperador de Tamriel, sino también tomó el nombre Uriel Septim III, tomando el eminente apellido como un título. En realidad, su apellido era Mantiarco por su padre. Con el tiempo, Uriel III fue derrocado y sus crímenes vilipendiados, pero la tradición de tomar el nombre de Septim como un título para el Emperador de Tamriel no murió con él.

Durante seis años, la Guerra del Diamante Rojo (que toma su nombre del famoso distintivo de la Familia Septim) destrozó el Imperio. Los contendientes eran los tres hijos vivos de Pelagius II-Potema, Cephorus, y Magnus-y sus respectivas descendencias. Potema, por supuesto, apoyó a su hijo Uriel III, y tuvo el apoyo combinado de todo Skyrim y el norte de Morrowind. Con los esfuerzos de Cephorus y Magnus, sin embargo, la provincia de Roca Alta fue cubierta por completo. Las provincias de Hammerfell, Isla Summerset, Bosque de Valen, Elsweyr y el Pantano Negro se dividieron en cuanto a su lealtad, aunque la mayoría de reyes apoyaron a Cephorus y Magnus.

En el 127 3E, Uriel III fue capturado en la Batalla de Ichidag en Hammerfell. De camino a su juicio en la Ciudad Imperial, una multitud dió alcance al carruaje del prisionero y lo quemaron vivo. Su captor y tío se quedó en la Ciudad Imperial, y por aclamación popular fue proclamado como Cephorus I, Emperador de Tamriel.

El reinado de Cephorus no estuvo marcado por otra cosa que la guerra. Todos los relatos cuentan que fue un afable e inteligente hombre, pero lo que Tamriel necesitaba era un gran guerrero -- y él, afortunadamente, lo fue. Necesitó diez años más de constantes hostilidades para derrotar a su hermana Potema. La así llamada Reina Loba de Solitude quien murió en el asedio de su ciudad-estado en el año 137. Cephorus sólo vivió tres años más que su hermana. Nunca tuvo tiempo de casarse durante los años de guerra, así que fue su hermano, el cuarto hijo de Pelagius II, quien asumió el trono.

El Emperador Magnus ya estaba entrado en años cuando tomó la corona imperial, y la tarea de castigar a los reyes traidores en la Guerra del Diamante Rojo agotó las fuerzas que le quedaban. La leyenda acusa al hijo de Magnus de parricidio, pero eso parece muy improbable por la razón de que Pelagius fue Rey de Solitude a la muerte de Potema, y raras veces visitó la Ciudad Imperial.

Pelagius III, a menudo llamado Pelagius el Loco, fue proclamado Emperador en el año 145 de la Tercera Era. Casi desde el principio, las excentricidades en su comportamiento fueron advertidas en la corte. Abochornó a los dignatarios, ofendió a sus reyes vasallos, y en una ocasión provocó el final de un suntuoso baile de gala imperial intentando colgarse. Su sufrida esposa fue finalmente recompensada con la Regencia de Tamriel, y Pelagius III fue enviado a una serie de instituciones sanitarias y asilos hasta su muerte en el 153 3E a la edad de treinta y cuatro años.

La Emperatriz Regente de Tamriel fue proclamada Emperatriz Katariah I tras la muerte de su marido. Algunos que no señalan el final de la línea de sangre Septim con la muerte de Kintyra II consideran que la ascendencia de esta Elfa Oscura marca su declive. Sus defensores, por otro lado, asertan que aunque Katariah no era descendiente de Tiber, el hijo que tuvo con Pelagius sí lo era, así que la cadena imperial continuó. A pesar de aserciones racistas en contra, los cuarenta y seis años de reinado de Katariah fueron de los más celebrados en la historia de Tamriel. Incómoda en la Ciudad Imperial, Katariah viajó a lo largo y ancho del Imperio como ningún Emperador lo había hecho desde los tiempos de Tiber. Reparó muchos de los destrozos que el anterior emperador creó como las alianzas rotas y la debilitada diplomacia. La gente de Tamriel quiso a su Emperatriz mucho más que lo que lo hizo la nobleza. La muerte de Katariah en una escaramuza menor en el Pantano Negro es un acto de conspiración de gran interés para los historiadores. El hallazgo del Vidente Montalius, por ejemplo, de una rama privada de derechos de la Familia Septim y su implicación en la escaramuza fue en efecto una revelación.

Cuando Cassynder heredó el trono tras la muerte de su madre, él ya era de mediana edad. Al ser un Semielfo, envejecía como un Bretón. De hecho, había dejado el mando de Wayrest a su medio hermano Uriel debido a su débil salud. Con todo y con eso, como era la única verdadera relación de sangre entre Pelagius y Tiber, fue presionado para aceptar el trono. Sin sorpresas, el reinado del Emperador Cassynder no duró mucho. En dos años se unió a sus predecesores en su eterno sopor.

Uriel Lariat, medio hermano de Cassynder, y el hijo de Katariah I y el consorte Imperial Gallivere Lariat (tras la muerte de Pelagius III), dejó el reinado de Wayrest para reinar como Uriel IV. Legalmente, Uriel IV era un Septim: Cassynder le había aceptado en la familia real cuando le convirtió en Rey de Wayrest. Con todo y con eso, para el Consejo y la gente de Tamriel, era un hijo bastardo de Katariah. Uriel no poseía el dinamismo de su madre, y su largo reinado de cuarenta y tres años fue un estercolero de sedición.