Clan DLAN
Herramientas personales
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN
Clan DLAN

Oblivion:Portales de Oblivion

De Teswiki

Un portal de Oblivion

Contenido

Portales de Oblivion

Un portal de Oblivion es una estructura con forma de arco como la que puede verse en la imagen de la derecha, que conecta los mundos de Tamriel y Oblivion. Al acercarte a cualquiera de ellas, verás cómo cambia el cielo de color, adquiriendo un tono rojizo como si estuviera en llamas. Se pueden atravesar, y si lo haces llegarás a un plano de Oblivion, pero las criaturas de su interior también pueden atravesarlo, con lo cual todos o casi todos los portales de Oblivion estarán rodeados de varias criaturas daédricas. Los portales de Oblivion se dividen en dos tipos: los normales (o aleatorios), y los Portones.

Portales aleatorios

Los portales normales o aleatorios son similares al que aparece en la imagen, y serán accesibles tras la misión El Sitio de Kvatch de la trama principal. Una vez cierres el portón que aparece en dicha misión, el mundo de Cyrodiil se llenará de ellos, pero no aparecerán en sitios específicos, sino que lo harán de forma aleatoria. Hay 90 localizaciones posibles en Cyrodiil donde se podrá emplazar un portal de Oblivion; cuando te acerques a una de esas localizaciones existe la posibilidad de que allí haya uno de estos portales, o que no haya nada.

Para encontrarlos no hay ninguna señalización en el mapa, así que lo mejor es darse una vuelta por ahí, y con suerte encontrarás uno. O también puedes consultar un mapa por internet para ver los 90 lugares donde se puede abrir un portal. El resto es igual que con las demás localizaciones, una vez que te acerques al portal quedará marcado en el mapa y podrás desplazarte allí usando el viaje rápido cuando quieras.

El número total de portales de Oblivion aleatorios que podrán abrirse depende de tus avances en la trama principal del juego, pero nunca será mayor de 50. Inicialmente sólo podrá haber 25 puertas de Oblivion, y la probabilidad de que se abra una al pasar cerca es de un 25%. Cuando termines la misión Ermita de Dagon el número total de puertas será de 50 y la probabilidad de que se abra alguna será de un 50%. Cuando acabes la misión Paraíso, la probabilidad se reduce a un 25%, y el máximo de portales abiertos a 20, además si ya has cerrado más de 20 portales llegado ese momento ya no se abrirán más. Y al terminar la trama principal, todos los portales desaparecerán y no se abrirá ninguno más.

Estos portales conducen a alguno de los siete planos comunes, de los que se habla más abajo, y pueden llevarte a cualquiera de ellos de forma aleatoria. No hay forma de saber a cuál te conducirá un portal específico, ya que esa característica del portal se decide al entrar por primera vez en él. Es decir, que si guardas la partida, entras en uno de estos portales, cargas y vuelves a entrar, podrías llegar en esta segunda ocasión a un plano diferente al de la primera. No obstante, una vez que hayas entrado por uno de estos portales aleatorios, el plano al que llegues será el mismo aunque salgas otra vez por el portal sin cerrarlo.

Portones

Existen diez portales, un poco más grandes que los otros, y que no aparecen de forma aleatoria, sino que aparecen en un momento determinado del juego y siempre están allí. Tres de ellos forman parte de las misiones de la trama principal, y los otros siete se pueden atravesar de forma optativa, aunque desaparecerán una vez termine la trama principal del juego. La mayoría conducen a un plano de oblivion fijo y exclusivo para ese portón, aunque algunos llevan a uno de los siete normales. La diferencia con los portales aleatorios es que los portales aleatorios puede conducir a cualquiera de los siete planos, mientras que los portones conducen a un plano específico de los siete.

En todo lo demás, los Portones son iguales que los portales aleatorios. Los portones son los siguientes:

  • El Portón de Kvatch. Forma parte de la misión de la trama principal El Sitio de Kvatch, y será el primero que aparezca en el juego, estando abierto desde que empiezas a jugar. Conduce a un plano de Oblivion exclusivo.
  • Los Portones cercanos a las ciudades de Chorrol, Skingrad, Anvil, Bravil y Leyawiin. Se abrirán tras cumplir la misión Ermita de Dagon, y no es obligatorio cerrarlos, aunque puedes hacerlo para cumplir la misión Aliados de Bruma. Conducen a uno de los siete planos comunes, uno diferente cada portón.
  • El Portón de Cheydinhal. Es exactamente igual que los anteriores, pero conduce a un plano exclusivo en lugar de a uno común, además también es necesario cerrarlo para cumplir la misión optativa El Caballero Caprichoso.
  • El Portón del Fuerte Sutch. Similar a las anteriores, se abre tras cumplir la misión Ermita de Dagon y tampoco es obligatorio cerrarlo para avanzar en la trama principal, pero sí tendrás que hacerlo si quieres cumplir la misión Ayudar al Fuerte Sutch. Conduce a un plano común que se decidirá de forma aleatoria entre cuatro de los siete.
  • El Portón de Bruma. Forma parte de la misión de la trama principal Portón de Bruma, y por tanto es obligatorio cerrarlo. Conduce a un plano de Oblivion exclusivo.
  • El Gran Portón de Bruma. Forma parte de la misión de la trama principal Gran Portón, así que también tendrás que cerrarlo. Conduce igualmente a un plano de Oblivion exclusivo.

Planos de Oblivion

Los planos de Oblivion es como se le llama a los diferentes mundos y dimensiones de Oblivion, uno diferente para cada Señor Daedra. Teóricamente, en el juego sólo se visitan diferentes zonas del plano de Mehrunes Dagon, sin embargo también se le llama "plano" comúnmente a las diferentes zonas a las que conducen los portales y portones de Oblivion. Así pues, un plano de Oblivion sería el terreno al que se llega a través de un portal de Oblivion.

Todos los planos son muy similares. Están formados por grandes islas en medio de la lava, y alcanzan dimensiones bastante considerables, lo que significa que se pueden explorar al 100% pero te llevará bastante tiempo. El ambiente es bastante sórdido y opresivo. El cielo es rojizo o anaranjado, como si estuviera en llamas, y constantemente suenan truenos aunque sólo a veces hay nubes. La lava es de un color bastante brillante, simulando estar al rojo vivo, y el terreno es generalmente roca desnuda. La sensación general que se siente en un plano de Oblivion es la de estar en el mismo infierno.

Todos los planos presentan, como mínimo, una gran torre, y algunos pueden tener hasta siete. Además, muchos tienen también cuevas que permiten acceder a otras zonas del plano, que de otro modo serían inaccesibles. Las características arquitectónicas de las construcciones de los planos son idénticas en todos ellos, así como la estructura interior de sus torres.

Los planos de Oblivion son un lugar peligroso. Los monstruos y criaturas que habitan en su interior pueden ser bastante duras de pelar, y casi toda la extensión del plano está llena de ellas. Las plantas tampoco son de fiar, algunas como el Sujo no hacen nada, pero otras como la Harrada o el Palo Spiddal se defenderán cuando te acerques, golpeándote o soltando gas venenoso. Las defensas y trampas abundan por todo el plano, desde las comunes torres de fuego que te disparan bolas de fuego al acercarte hasta las minas que estallan haciéndote daño si no te apartas a tiempo, pasando por otros muchos tipos de trampas que no verás en ningún otro sitio. Cuando vayas a un plano de Oblivion, hazlo bien preparado.

No obstante, también son un sitio muy útil. Cosas que en Cyrodiil pueden ser difíciles de conseguir o incluso inaccesibles, aquí pueden estar por todas partes. Ingredientes como el Sujo, el Corazón de Daedra, las Garras de Clannfear, etc., armas y armaduras daédricas muy valiosas o las Piedras de Sigil podrán encontrarse en los Planos de Oblivion, aparte de oro, armas comunes y demás objetos que se pueden encontrar normalmente en una cueva común en Cyrodiil. Te será imposible llevar todas las cosas que recojas encima, así que hay que elegir qué nos es más necesario o valioso, ya que al cerrar el portal perderemos todo lo que hayamos dejado atrás en el plano. Una buena opción es salir del plano sin cerrarlo, dejar unas cuantas cosas en Cyrodiil, volver a entrar y coger lo demás hasta que cierres el portal.

Tipos de planos

Hay once planos de Oblivion diferentes. Todos ellos son similares en cuanto a su aspecto, flora, fauna y forma de cerrarlos, pero cada uno tiene una disposición diferente de las torres, cuevas, zonas de lava y zonas de tierra, etc. Se pueden clasificar en dos tipos dependiendo de los portales que permiten acceder a ellos: los planos comunes y los exclusivos.

Los planos comunes son aquellos a los que se puede llegar desde los portales aleatorios (y desde algunos de los portones) de los que se habla más arriba. Hay siete diferentes, lo que significa que cuando los hayamos explorado y cerrado todos, el próximo portal aleatorio que atravesemos nos conducirá de nuevo a uno de los planos en los que ya hayamos estado, pero "reseteado", es decir, con enemigos nuevos y sin rastro de que alguna vez hayamos estado allí. No tienen nombre ni forma de distinguirlos, únicamente sabremos que hemos visitado ya uno anteriormente si recordamos la disposición de las torres y los elementos del plano.

Los planos exclusivos son sólo cuatro diferentes, y sólo se puede acceder a ellos desde un Portón diferente para cada plano. Eso quiere decir que hay cuatro portones que conducen a un plano exclusivo cada uno, y que dichos planos no son accesibles de ningún otro modo. Por lo tanto, una vez cierres esos portones, ya no podrás volver nunca a uno de estos planos exclusivos, ni siquiera a uno igual pero con nuevos enemigos. Todos los planos exclusivos están relacionados con alguna misión, tres de ellos con la trama principal y uno con una misión secundaria. Los portones que conducen a uno de estos planos exclusivos son el Portón de Kvatch, el Portón de Cheydinhal, el Portón de Bruma y el Gran Portón.

Cómo cerrarlos

Torre de la Piedra Sigil

Nada más entrar, lo primero que tienes que hacer es localizar la torre donde está la Piedra Sigil que cierra el Portal. Para ello busca una torre con un rayo de luz amarillo en la cima.

Una vez localizada la torre a la que quieres llegar, ve hacia ella. En algunos planos deberás entrar en algunas cuevas para poder llegar hasta ella, y en otros tendrás que entrar en torres laterales que te lleven hasta la torre principal. En la mayoría de los casos, si tienes alta la Salud y la Acrobacia, puedes evitar tener que entrar en esas cuevas y torres laterales saltando por las laderas y nadando en la lava.

Una vez entres en la torre, todo lo que tienes que hacer es ir hacia arriba. Si en el nivel en el que estás ya no puedes subir más, busca una puerta que te lleve a una habitación contigua por la que seguro que podrás subir un nivel más.

Piedra Sigil

Cuando llegues arriba del todo, al Torreón del Sello de sangre, has de coger la Piedra Sigil, se cerrará el Portal y tú serás teletransportado de vuelta a Tamriel.